Tres consejos para proteger tu piel de la contaminación

La clave es utilizar protector solar, consumir antioxidantes y realizar una limpieza correcta. De esta forma también se reduce el riesgo de cáncer de piel.

La contaminación no sólo está afectando al planeta. Recientes investigaciones demuestran que también pueden ser dañinas para la complexión. ¿Las buenas noticias? Es fácil resolverlo.

Todos sabemos los efectos nocivos que tiene el medio ambiente, pero menos conocidos, hasta ahora, son los efectos adversos en la piel. “La contaminación puede causar un tono disparejo, acelerar el envejecimiento e incluso provocar cáncer de piel”, dice Dorys Day, doctora y profesora clínica asociada de dermatología en New York University Langone Medical Center.

Un estudio del Journal of Investigative Dermatology comparó a mujeres viviendo en entornos urbanos y rurales durante 24 años y encontró que aquellas expuestas a una aumentada contaminación tenían más manchas y arrugas.

manchas en la piel

“El sol no es el único villano, ahora qué sabemos que tan dañina es la contaminación”, dice David Bank, doctor y profesor clínico asistente de dermatología en el Columbia-Presbyterian Hospital de Nueva York. Partículas microscópicas de humo, hollín, ácido y otros contaminantes son liberadas a la atmósfera diariamente procedentes de incendios, obras de construcción, automóviles y plantas de energía.

Las regulaciones del gobierno han resultado en emisiones disminuidas durante las últimas décadas, pero el aire que nos rodea está todavía lejos de ser limpio.

Según la Agencia  de Protección Ambiental de Estados Unidos, alrededor de 83 millones de toneladas de contaminación fueron emitidas al aire solo en ese país en el año 2012. Y cuando esa contaminación entra en contacto con la piel, no se queda solo en la superficie.

cotaminación

El diminuto tamaño de estas partículas, a veces hasta veinte veces más pequeño que el de los poros, permite que se infiltren en las capas profundas de la epidermis, causando inflamación, deshidratación y una reacción a nivel celular que conduce a la perdida de elasticidad y firmeza.

“La contaminación descompone el colágeno y la capa lípida en la piel, lo que debilita sus funciones de barrera”, dice Zoe Draelos, doctora y profesora consultora de dermatología de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, y autora del artículo publicado en el Journal of Cosmetic Dermatology; titulado “Aging in a Polluted World”.

Por suerte, este es un desastre natural que se pude prevenir. Los cambios sencillos en tu rutina de belleza, como una limpieza adecuada y el uso de antioxidantes diarios, pueden  tener un gran impacto positivo en la piel y según los expertos, la solución se encuentra en tres pasos.

tel

“El primero de ellos es lavar el rostro  diario para reducir la carga que la contaminación pone en la piel”, dice Erin Gilbert, doctora y profesora de asistente de dermatología en State University of New York Downstate Medicaln Center.

Por la noche, se requiere un ritual de mayor profundidad para remover la película de contaminantes potencialmente dañinos,  sin mencionar el maquillaje,  la suciedad diaria y el sudor.

El objetivo es deshacerse de todo sin demasiada exfoliación, secamiento o irritación, lo cual puede exacerbar condiciones de la piel como  el acné. El doctor Bank recomienda usar el mismo jabón  de rostro de la mañana en la noche, pero con un cepillo eléctrico.

Fashion skin care

El segundo paso consiste en neutralizar. Cuando la contaminación penetra en la piel, crea radicales libres, moléculas altamente inestables que tienen electrones sin pareja. Estas moléculas actúan como pelotas de ping-pong, rebotando por doquier en tu piel en su búsqueda para robar el electrón de una célula sana y, por consiguiente dañándola.

Literalmente hacen hoyos en el colágeno, que es lo que da firmeza en la piel y lo peor es que pueden causar daños en el ADN y mutación de célula, lo que puede conducir al cáncer. Pero existe una solución: los antioxidantes.

Para proteger la piel, aplica un suero con antioxidantes por la mañana y repite por la noche para aumentar su poder reparador. Come alimentos ricos en antioxidantes como moras, verduras de hoja verde y frijoles.

suero

Y el tercer paso: Crea un escudo protector. La contaminación no sólo daña la piel, sino que también contribuye a la erosión de la capa de ozono, que ayuda a protegernos de los rayos dañinos del sol. De modo que recibes una mayor exposición, incluso en días fríos y nublados.

Eso significa un aumento en quemaduras solares, y como los rayos UV son más potentes, la híper pigmentación o inflamación empeora.  Aplica un grado de protección 30 diariamente; las últimas formulas contienen antioxidantes, impulsando sus poderes en contra de la contaminación.

La clave es utilizar un protector solar, consumir antioxidantes y realizar una limpieza correcta. De esta forma también se reduce el riesgo de cáncer de piel.

bloqueador

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.