Al viajar…

Como seres dinámicos, solemos cambiar de planes, de parecer, de maneras de ver, pensar y hasta sentir cuando descubrimos un complemento o una contra parte de nosotros mismos. Inclusive, conocer a alguien tan similar a nuestra manera de ser nos hace darnos cuenta de lo que damos a los demás y cómo tales acciones son percibidas.

Para eso sirven los viajes también. Lo cambian todo, renuevan nuestra esencia, recolectan momentos nuevos, dignos de recordarse una y otra vez, ya sea compartiéndolos o en la soledad de la mente, tal y como se recuerdan las travesuras.

Los viajes son para los que no se atreven a quedarse quietos ni estables en el mismo cómodo sofá, aquel que ya fue moldeado por la educación, la sociedad y los pensamientos. Son para romper límites, paradigmas, mitos, conocimientos pasados, creencias, tal vez erróneos; así como quebrantar viejas realidades.

No obstante, no todos los viajeros están hechos para todos los viajes, ni cualquier viaje es apto para cualquier viajero.

Se puede emprender un viaje a lo más recóndito de la mente y la imaginación cuando se lee un libro.

Se vive un viaje constante cuando el tiempo y el espacio se comparten con otra persona durante un largo periodo. Es convivir entre dos mundos distintos, independientes e interesantes que pueden empatarse hasta entrelazarse, o explotar hasta destrozarse.

El simple hecho de cambiar de ciudad por vacaciones, trabajo o cualquier motivo significa viajar, sin importar el tiempo que esto se tome.

Por la ciudad, por el campo, en el aire o sobre el mar; todos ofrecen una gran cantidad de experiencias a recordar, todas muy distintas, todas formidables.

Lo bello aquí es aprovecharlas cuando se presentan, cuando se consiguen, cuando las ofrecen, tal y como se aceptan las invitaciones a cenar. Porque eso sí, una vez que se toman estas oportunidades no hay marcha atrás, nada será igual durante ni después de ese viaje.

Finalmente, lo importante aquí es: ¿Con qué mentalidad hay que ir?, ¿Con qué quedarse y qué definitivamente se ha de desechar?, ¿Ahora que se han descubierto nuevos mundos, qué sigue? Y lo primordial… ¿Ahora quién soy yo?

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.