Te espero en el cielo

Su día había llegado, sabía que se tenía que despedir, el cielo siempre le había parecido algo muy subjetivo y poco le importaba si existía o no, sin embargo ahora que le había llegado la hora de marcharse, por primera vez en su vida deseaba que de verdad existiera ese cielo del que su abuela tanto le había hablado cuando era niña.

No había pasado mucho tiempo desde que había cumplido los 27, ese momento en el que uno termina escuela, maestría y comienza oficialmente su vida profesional, ese momento en el que uno verdaderamente se empieza a volver independiente en todos los sentidos.

No se podía quejar, la vida la había tratado muy bien en todos los aspectos y a pesar de haber sido víctima de rompimientos de corazón en varias ocasiones, al fin había encontrado al que pensaba que iba a ser el hombre de su vida, y al parecer todo se empezaba a equilibrar.

Una mañana se despertó mareada y no entendía bien lo que estaba pasando en su cuerpo, se sentía “rara” “incomoda” “anormal” algo no andaba bien y ella lo podía sentir, así que fue al doctor ese mismo día. Malas noticias, parecía que su propio cuerpo la empezaba a consumir lentamente, sin motivo aparente y sin cura alguna a la cual apelar, únicamente los rezos a quien ella fuera creyente para que no le doliera tanto ni física ni espiritualmente, el proceso de partir.

Entonces ella, ese mismo día se refugió en un lugar silencioso rodeado de naturaleza, en donde sabía que nadie la molestaría y decidió escribir y despedirse con una carta que decía así:

Te espero en el cielo
Aquel que la abuela nos decía que si existía
En donde nada te duele
En donde nadie conoce la tristeza
En donde nadie extraña

Aquel cielo azul verde en donde todos cantan diariamente
En donde la gente respira aún sin necesitar el aire
El que nos contó que es infinito
En donde no existe el tiempo ni la distancia

Donde las flores platican contigo y
Los ángeles siempre te hacen compañía
En donde no existe el miedo
Y nadie nunca ha sentido el dolor

Te espero en el cielo

Nuestro cielo
El que preparamos desde aquí
Yo voy a llegar antes
Digamos que a hacer inspección
Veré que todo esté en orden
Para cuando tú llegues
Me voy cargada de amor
Con la paz que tiene
El que se va tranquilo

Te espero en el cielo

Me cuesta trabajo despedirme
Pero solo es un hasta pronto
Por qué en la eternidad el tiempo no existe
Así que no me dará tiempo ni de esperarte
Cuando yo llegue allá quizás tú también ya estés

La vida trae como condición morir
Duele, pero si no fuera así, temporal
¿Qué valor le daríamos a la vida misma?
Ya veces me pregunto si no será que es al revés
Que cuando uno muere es cuando empieza a vivir.

Te espero en el cielo

A ti y a todos
No me despido, solo me adelanto
Porque al final y al principio, yo se
Que te estaré esperando en el cielo,
Nuestro cielo
El que visualizamos juntos
Desde antes de que naciéramos.

Ella terminó de escribir con una lagrima en los ojos, le costaba irse pero sabía que así tenía que ser, solo deseaba con todo su ser que ese cielo que le contó su abuela fuera real, ese cielo en donde ella le dijo que también ahí la esperaría.

Nota: En memoria de todos nuestros seres queridos que ya nos están esperando en el cielo.

Nancy E. Fonseca Caldera

Imagen vía:
Wendy Fonseca – fotógrafa

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.