No está bien

Hoy amanecí muy patriótica, al igual que todos los mexicanos, me duele lo que está pasando.

Duele saber que ya no se puede salir a la calle con la seguridad de que vas a regresas con bien.

Duele saber que tienes que esconder tus cosas en la cajuela para que si te asaltan no te quiten todo lo material (Por que la tranquilidad te la roban por varios años).

Duele saber que no podemos expresar lo que pensamos sin miedo a que haya represalias.

Duele saber que el fruto de nuestro trabajo nos puede ser arrebatado en cualquier momento por personas a las cuales el gobierno llama “delincuencia organizada” pero a los que mejor sería llamarlos terroristas y tratarlos y juzgarlos como tales.

Duele saber que México se está volviendo un país en donde empezamos a acostumbrarnos a la falta de estado de derecho, a los homicidios, a las desapariciones, a la impunidad, al abuso de nuestros gobernantes, a la mentira, a la frialdad, a la inseguridad, a la perdida adquisitiva…

¿Qué nos pasa?

Ayer venía platicando con unas personas con quienes compartí viaje a DF, no somos cercanos pero estamos todos en lo mismo, trabajando en alguna institución en DF y viajando los fines de semana a ver a nuestros familiares, novios, amigos o simplemente para salir del DF y disfrutar un poco de la “TRANQUILIDAD” de provincia, o al menos lo que queda de ella.

Una de las personas decía que estaba bien que el presidente saliera a vender al País, atraer inversiones, mientras la gente en México reclama justicia, resultados del gobierno y no más impunidad. Ante su afirmación, yo no me pude quedar callada, nadie es dueño de la verdad absoluta, pero simplemente ante ese comentario sentí un poco de rabia y tuve que responder.

Como internacionalista estoy de acuerdo en que se necesita dar la mejor imagen del país en el extranjero, como ciudadana no lo apruebo por ningún motivo y aunque no soy calderonista al 100%, si creo que el entendía que debía arreglar primero al país internamente y después salir a vender esa imagen de prosperidad que quisiéramos que fuera real. PERO NO LO ES Y NO ESTA BIEN CREER QUE SI. LO MAS GRAVE DE UN MENTIROSO, ES QUE EL MISMO SE CREE SUS MENTIRAS. Y no me refiero sólo al Presidente, sino a todo su séquito que SEÑORES: PERDÓN, PERO ESTÁN DESTRUYENDO A NUESTRO HERMOSO PAÍS Y POR DESGRACIA, DESTRUIR SE HACE RÁPIDO, CONSTRUIR LLEVA DÉCADAS…

Para mí es muy fácil, el bienestar de un país, uno lo puede medir en base a su día a día.

Si te da miedo salir a la calle, si no te alcanza para tu consumo básico, si ahora dejas de usar el carro porque ya no alcanza para la gasolina y si a pesar de trabajar durante años, aún no te alcanza para un enganche de una vivienda… EL PAÍS ESTA MAL.

Si sales a la calle a manifestarte y las autoridades te desaparecen del mapa, te silencian o te ignoran: EL PAÍS NO ESTÁ BIEN.

Si la delincuencia empieza a ser quien te cobre el impuesto, te intimide, te agreda y te imponga sus propias leyes: EL PAÍS NO ESTÁ BIEN…

Si la gente empieza a estar agresiva unos con los otros, peleándose por lugares de estacionamiento o porque tu celular sonó un poco en el cine, si te gritan y te empujan sin razón… (Lo cual ya me pasó) pero ese día antes de explotar y contestar igual de agresiva, pensé en que esas reacciones sólo eran un reflejo de la crisis de México, de que la gente está asustada, enojada, a la defensiva, sin dinero que le rinda y entonces pensé: EL PAÍS NO ESTA BIEN…. NO ESTA BIEN Y PUNTO.

No quiero sonar tan negativa, pero un día me dijeron que no podías saber el ¿Cómo? Si no sabías primero el ¿Qué? Hay que reconocer lo que está pasando y lo que se necesita resolver para después pensar en el ¿Cómo? Y después hacerlo. Es cosa de todos arreglar al país, si queremos volver a sentir esa tranquilidad que antes tuvimos, tendremos que aportar cada uno desde nuestra trinchera y exigir, proponer y participar.

Tenemos un país rico en miles de cosas, no dejemos que esta crisis que estamos viviendo nos hunda en el desánimo y la desesperanza.

Yo sueño en que algún día esto mejore, como dicen por ahí, “no hay mal que dure 100 años, ni persona que los aguante”, y de verdad espero que este dicho también nos aplique a nosotros los Mexicanos. En cuatro años tendremos otras elecciones y creo que lo que más hay que tomar en cuenta cuando designemos nuevo mandatario es: ASEGURARNOS DE QUE AME AL PAÍS. Solo así tendremos la certeza de que no lo va a destruir y a nosotros con él.

Saludos,

Nancy

Imágenes de:
masde131.com

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.