Merkato y Tej

Sehale es un chico flaquito, de muchos dientes blancos y aparentemente inofensivo que conocí en Addis Abeba cuando salía de unos baños termales nivel pulcritud inestable.

El estaba limpiando su taxi, con un plumero fluorescente, dale que te dale.

Le pedí que me llevara al Merkato y que de pasada probáramos el Tej, ese vino asquerosamente endulzado con miel y hojas.

A las pocas cuadras de estar juntos, me di cuenta que me caía 1.000 puntos y que nos la pasaríamos de re chupete.

Llegamos al misterioso antro, el más grande de toda África, donde todo puede comprarse y venderse. Ahí Seha me agarró la mano y nos deslizamos como peces. El tipo era un pequeño gigante y yo lo creía un super héroe.

Después de pasar un tiempo ahí, nos metimos en una taberna, oscura y húmeda donde eran todos cromosomas Y. Me di el gusto pegándole un sorbito al Tej. Enseguida le pedí al Batman que me teletransporte lejos…too much emotion for the day.

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.