,

Cicatrices

Llevo a cuestas más de treinta años de cicatrices,
Las que son evidentes y no recuerdo cómo,
Algunas que no sabía que tenía,
Otras que prefiero no mirar,
Y las que aún reabro cuándo necesito expiación,

Tengo prohibido hablar de ellas,
Pero sé que no he olvidado como las fui coleccionando…

Sobre la piel, tengo las que me llevan a través del tiempo,
Por los distintos viajes de mi vida,
A los rincones de los recuerdos, en los silencios de la memoria…

Como fue que tengo algunas tan profundas,
Será que recuerdo casi todo y que por momentos puedo nombrarles,
Sabiendo exactamente cuándo fue que surgieron como heridas,
Y el tiempo que tardaron en convertirse…

Llevo otras que son invisibles para cualquiera,
Las que callo, las que realmente dolieron, las que palpitan,
Son esas que fueron penitencia,
Las que me hice con los ojos cerrados, entre lunas y deseando,
Son las imborrables, con las que tuve una lección,
Las que quedan de las promesas y ausencias,
Con las que duermo a diario,

Han sido tantas a lo largo de estos mis días,
Que he pensado escribir sobre ellas,
Pronunciar sus nombres y recordar sus destellos,
Para intentar borrarme de recuerdos,
Sabiendo que debajo de tanto, la piel aún siente,
Y que seguimos siendo esencia…

Aún con tantas cicatrices tatuadas desde el alma,
Me queda mucho espacio para escribir historias,
Para volver a empezar desde estos treinta y cuatro,
Y para hacernos, si tú quieres, entre ambos,
Una nueva postal de madrugada…

Llevo a cuestas más de treinta años de cicatrices…

Dinos qué piensas

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Poeta al acecho de realidades paralelas.
Eterno agradecido del insomnio creador."

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Loading…

Tu look del día

DIY: Watermelon Short