Tendencias de moda, Street Style, Life Style, consigue el look de los famosos y mucho más en Bossa.

Hong Kong, amor abuelo

Che che, paremos un poco, los bebes son re- lindos, pero ¿vieron los viejos? A mi me encantan. Eran tipo las 7 y llegamos a Cheung Chau que está a no más de 10 km de Hong Kong. En la isla no había nada, solamente viejos que para mi es todo.

Desayunamos un dim sum y como llovía, pero apenas poquito, alquilamos un par de bicis. Dimos unas volteretas y de pasada la vi sentadita, pispireta. Pegue la vuelta y me senté a su lado. Empezamos a mirarnos, yo le sonreía, y ella me miraba, me decía cosas, yo le respondía. Supongamos que hablábamos en chino, en espartano, da lo mismo, pero nos entendíamos, vos vieras. Ella me leyó la mano, me pronosticó cosas lindas, yo le leí la suya y le tiré la mejor. Todas las ganas de volver a verla.

Datos útiles: ¡Ay! Tan divino Hong Kong, tan divina la vida, y cuando digo la vida, digo la calidad de vida. Como que todo ahí fluía y funcionaba. Ojo no es que sea perfecta, no me refiero a una ciudad hecha a nuevo o planificada. Hong Kong tiene sus mercados, sus calles angostas, sus subidas y bajadas, sus templos que son puro incienso. Tiene una explanada fabulosa, para caminar noche y día, ver los tremendos edificios que conviven con las casas más bajas. Las cosas están ahí, con cierta armonía. Fíjate que un poco más lejos, aunque no tanto está el Buda Tian Tan, anda a verlo es realmente gigante e imponente. Atento con la lluvia y con la bruma, pueden jugarte una mala pasada si querés que el mega buda salga en tus fotos.

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas