El paso de los años y mis descubrimientos

Les tengo que confesar que últimamente he andado un poco corta de inspiración, pero como ya no aguantaba más tanto silencio en el blog, decidí recurrir a mis escritos anteriores y compartirles alguno, encontré este que me gustó para la forma en la que me vengo sintiendo hace 3 meses, se los dejo, esperando que les deje algún mensaje como a mi cada que lo leo:

Así van pasando los años, cuando menos te das cuenta ya estás por cumplir treinta años y descubres que tienes material suficiente para hacer un recuento de tu vida, descubres que ya tienes más de 1000 conocidos y que ya pasaron más de 20 años desde que conociste a ese o esa que sueles llamar “mejor amigo”, descubres que no estás casada y con tres hijos, haciendo el rol de perfecta ama de casa, como decía en sus predicciones tu profesor de biología de primero de secundaria, al que solían llamar “tomatin” o “Pimentel”, descubres que no te hiciste astronauta y que no has descubierto la cura para el cáncer.

Descubres que eres tan frágil que esos treinta años que has vivido han sido una bendición, considerando que las probabilidades de que nos caiga un rayo o se mueva la tierra y destruya todo son cada día más grandes.

Descubres que debiste haber dado más besos, que debiste haberte enamorado más veces, que debiste haber llorado un poquito más cuando te rompieron el corazón y que debiste haber pedido disculpas sinceras cuando tú rompiste algunos.

Descubres que no valoraste a aquella persona que te dio afecto, siempre pensaste que era algo que merecías, hasta ese momento en que ya no lo o la tuviste cerca para apoyarte cuando más triste o feliz estabas.

Descubres que te cae mejor comer pescado que carnes rojas y que la mayonesa no sabe tan mal cuando tienes mucha hambre y no hay nada más que comer, que no toda la gente es sincera, pero que por unos cuantos vale la pena creer. Que la soledad no es tan mala, pero que se pasa mejor con compañía, no es lo mismo estar solo sin nadie, que estar solo pero acompañado, la soledad con alguien se vuelve un poquito más dulce.

Descubriste que tu supuesta fobia a los temblores no era una fobia, sino solo un miedo a la poca respuesta de tu instinto de supervivencia, que tu miedo a volar es menor a tu miedo a no volver a hacerlo nunca.

Que el dolor, así como la felicidad son sentimientos que se pasan, pero que si los revives en tu memoria son capaces de volver a hacerte sentir tan feliz o tan triste como en el momento que los viviste, por eso aprendiste que los recuerdos tristes se deben olvidar, pero los momentos felices se deben guardar en la gaveta de la memoria el mayor tiempo posible, que debes seguir retratando a las personas que amas en tu mente y también en fotografías, créeme, algún día te servirá verlas. Que cada vivencia te ha hecho lo que hoy eres y que nunca estarás sola porque siempre te tendrás a ti mismo.

Descubres que la vida se pasa tan rápido que nos da poco tiempo para darnos cuenta de que ya no somos bebes, sino niños, que ya no somos niños sino adolecentes, que ya no somos adolecentes sino adultos, que ya no somos adultos sino ancianos, que cuando somos ancianos volvemos a ser niños y después volvemos a la inconsciencia consientes hasta que cerramos los ojos.

Descubres que tu familia es el regalo que la vida y Dios te dio para asegurarte que nunca estarías solo aún estando solo.

Descubres que debiste haberle dado menos importancia a todo aquello que te hacía sufrir, que debiste haberte alejado a tiempo de las personas que te hacían daño, que debiste haber sido menos competitivo y más pro- activo contigo mismo, debiste haber viajado más, amado más y haber convivido más con tus padres, hermanos y abuelos. Que debiste haber tenido más mascotas, haber tenido más sueños, debiste haberte subido a mas montañas rusas y haberte aventado de un paracaídas. Que debiste haber aprendido a cocinar tu postre favorito, que debiste haber perdonado cuando se atrevieron a pedirte disculpas, que debiste haber seguido algún culto y voltear más al cielo en las noches, que debiste haber mentido menos, sobre todo a ti mismo.

Descubriste:

Que debiste haber dicho menos y actuado más…

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

4 Comments

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.