Tendencias de moda, Street Style, Life Style, consigue el look de los famosos y mucho más en Bossa.

12 years a slave

1841, las telas más puras estaban en su apogeo y sabían señalar muy bien las clases sociales; para los ricos, los brocados, encajes, sedas, lanas y algodones de tejido cerrado; para los pobres no había más que algodón y por supuesto no de primera calidad.

La diseñadora Patricia Norris se encargó de que viajara en el tiempo cuidando cada detalle de la cinta; sombreros, moños, delantales, sacos, gaznés, camisas y prendas íntegras de entonces relucieron en la pantalla. Leí por ahí que el vestuario de algunos actores es de verdaderos esclavos de la época.

Es lo único que pude apreciar en la película, ya que el mismo tema hace que la experiencia desde la butaca sea grotesca y deprimente, los actores se encargaron de contagiarme de angustia e impotencia. ¿Cuál va siendo mi sorpresa cuando al salir de la sala escuché un “Está muy aburrida”? Definitivamente no es un tema que me haya gustado si es que pensar en cine se traduce como “entretenimiento”, sin embargo creo en la conciencia y en la sensibilidad que traen este tipo de tramas y más aún sabiendo que son narraciones que alguien padeció.

12 Años esclavo, es sin duda, un homenaje a esa parte de la humanidad que vivió con lágrimas y sangre la desagradable discriminación que desafortunadamente mucha gente tomaba en cuenta como algo “normal” y cotidiano.

Yo terminé verdaderamente conmovida, y después de haber leído los últimos párrafos, quedé también sin aliento.
Les reitero, no terminarán con una grata sensación, sin embargo no pueden dejar que pase desapercibida.

¡Gracias Steve Mc Queen!

Imagen vía:
vinnieh.wordpress.com
Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas