Primera Carta a Pattricia…

Entraste de la nada,
tan simple,
con esa belleza que fue inevitable mirarte llegar,
andar, reír, saludar y sentarte,
a cuatro metros mis ojos eran espectadores de los tuyos,
imaginando tu nombre, junto con el olor de tu cabello y tu sonrisa,
con ese vestido mitad blanco, mitad negro, como mis pensamientos…

Entraste de la nada,
a cautivar mi noche solitaria,
perturbando mí precaria tranquilidad,
llevándome tu rostro en la memoria,
una ansiedad entre mis manos,
esa noche de recuerdo,
y unas ganas de intentarlo…

Entraste de la nada,
De pronto una mirada estremeciendo mis ansias,
sin dejar de seguirte, alargué mi oído para conocer tu voz,
después tu nombre, una sonrisa y mis pasos listos para acercarse,
despacio, preciso, demente en la cordura,
tan cerca y tan lejos de serlo todo,
bajo el mismo cielo, con la misma luna, esperando, deseando…

Entraste de la nada,
y desde esa noche,
estos días no son los mismos,
amanecen distintos,
se embeben en lejanía,
se corren en la esperanza,
y de pronto sin esperarlo,
encadenados van con los tuyos…

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.