Tendencias de moda, Street Style, Life Style, consigue el look de los famosos y mucho más en Bossa.

Brontis Jodorowsky, Los frutos del desierto.

Dicen que en el tres hay poder. Tres cintas en tres lugares desérticos, tres grandes aciertos en la carrera del actor y director de teatro y ópera Brontis Jodorowsky, quien de nuevo trabaja junto a su padre, Alejandro Jodorowsky, en la cinta La Danza de la Realidad.

Muchos lo vieron en su primer proyecto, El Topo, en donde encarnó al pequeño niño que acompaña a su padre a través de un viaje místico y de búsqueda personal. Después de años de mucha perseverancia y constante presencia en los escenarios de París, Brontis dio un salto en el vacío y se aventuró en una cinta de Daniel Castro Zimbrón llamada Táu, la cual esperamos se estrene en el otoño. Tras 23 años de espera, su padre, Alejandro, le propone hacer el personaje de su abuelo Jaime a lo cual, el primogénito del director le responde que hará no a su abuelo, sino al personaje que está en el guión, ya que se tratará de una reconstrucción del pasado.

Esta entrevista con Brontis Jodorowsky nos acerca, no al hijo de Alejandro, sino al artista, al actor, al director y nos muestra el rico camino que ha recorrido para definirse y triunfar.

Los fanáticos del clan Jodorowsky puede que no soporten las ansias por ver este nuevo filme, que se estrena en nuestro país en el marco del Festival Internacional de Cine de Morelia. Pero, mientras esperan, les presentamos esta entrevista con Brontis que desde París, habla de cómo fue el proceso de rodaje y adelanta algunos de sus nuevos proyectos. Además, abre la puerta a su mundo, el mundo de Brontis Jodorowsky, que provoca mucha curiosidad.

Viridiana: ¿Cómo te sentiste como actor y como figura principal de La Danza de la Realidad, este nuevo proyecto de tu padre?

Brontis Jodorowsky: ¡Imagínate! Mi padre le pide a su hijo que personifique a su padre, que es una figura terrible en su infancia, para hacer este proceso que él llama: curación de su alma a través de una obra artística.
Me sentí familiarmente involucrado en una aventura muy importante ya que heredé esa figura de tipo terrible que mi padre odio toda su vida, que le generó mucho rencor por la falta de amor que recibió de él.

Viridiana: Entiendo que este proyecto cinematográfico y la novela La Danza de la Realidad, son entrañables en la vida de Alejandro ¿Dirías que te involucraste emocionalmente en este proyecto?

Brontis Jodorowsky: Mira, yo soy actor, es mi profesión. Llevo 30 años siendo actor aquí (en París) trabajé con muchos directores, sobre todo en teatro, con gente muy famosa, muy fuerte. También he empezado a hacer cine ya llegando a los cincuenta, el año pasado hice una película con Daniel Castro Zimbrón, la presentaron el año pasado en el Festival Internacional de Cine de Morelia, que es Táu.

Mi padre, me propuso hacer este papel, porque me considera un actor suficientemente sólido para llevar este proyecto en mis espaldas.
En tanto que actor, yo soy un artista y en cada obra en la que me involucro pongo lo que llamo: “mi libra de carne”. Ir en búsqueda del arte implica involucrarse emocionalmente, espiritualmente, corporalmente y mentalmente.

El arte es un vehículo que te lleva a un mejor conocimiento de ti mismo y del mundo. No puedo separar una gran emoción de un gran trabajo actoral. El arte es mi maestro.

Después de El Topo hice tres películas en México: Participé en una escena de La Montaña Sagrada de Alejandro (Jodorowsky), luego hice El Muro del Silencio, gané el premio Diosa de Plata al mejor actor infantil en el 74 y en Francia he participado con papeles menores, en películas, cortometrajes, series de televisión, cosas que uno hace para vivir.

Táu es una película ambiciosa, contemplativa, es un proceso interior; para mí es una película muy valiosa. Creo mucho en Daniel Castro Zimbrón, ésta es su primera película: una obra de gran honestidad y rectitud.

Espero que cuando salga, la gente la pueda ver; y si no sale en el circuito comercial, luego saldrá en DVD y se verá muy bien.

Tengo otro proyecto con Daniel, que haremos de aquí a un año; se llama: Las Tinieblas; rodaremos en México.

Viridiana: ¿Cómo te sentiste en Cannes durante la presentación de La Danza de la Realidad?

Brontis Jodorowsky: Fue una gran emoción. Mientras que se está en la labor, si el artista está dentro de su emoción personal, se pierde. Alejandro no estaba en ningún proceso emocional durante la filmación; estaba tanto como yo, haciendo como un artesano lo que tenía que hacer para llegar a una obra de arte. Pero en esa primera función, se entregó la película al público y este tuvo una reacción tan positiva, tan hermosa, tan fuerte, que nos subieron las lágrimas; la ovación duró como diez minutos. Realmente me da muchas esperanzas para que el público en todo el mundo, reaccione muy bien a la película.

Impulso mucho a la gente a que vea la película en la sala de cine, porque la imagen es preciosa y vale la pena verla en la gran pantalla. El trabajo de la posproducción es de gran calidad y la fotografía de Jean-Marie Drejou es muy buena.

Puedo admitir que se piratee Iron Man, pero no películas como La Danza de la Realidad: si la pirateas es porque quieres al director, te interesa su cine, pero eso implica que Alejandro no podrá hacer otra película, y tiene la intención de hacer no sólo una, sino por lo menos tres películas más.

Viridiana: ¿Qué piensas sobre el financiamiento de tres personas de tres países diferentes? No sólo eso, además recibieron apoyo económico de los seguidores de Alejandro.

Brontis Jodorowsky: Sí, 600 mil seguidores et twitter y 40 mil dólares ¡Pero 40 mil dólares! Que se pudieron devolver luego. Eso dio un impulso, el sentimiento de que había, por lo menos más de 900 personas apoyando con su energía mental y con su energía económica para que el proyecto se hiciera.

Fue una concordancia entre tres hechos muy mágicos.

Alejandro llevaba 20 años tratando de hacer cine, digamos por una vía tradicional, para hacer una película con un presupuesto, digamos elevado. Frank Pavich un director neoyorkino hizo un documental llamado Jodorowsky’s Dune, y le pidió al productor de esa película que no se pudo hacer, Michel Seydoux, que si para cerrar el documental, podían filmar un momento en el que se encuentre con Alejandro. Ellos, no se habían hablado en más de 30 años – uno estaba molesto con el otro por el fracaso del proyecto Dune, pero al verse se estrecharon los brazos y decidieron colaborar de nuevo.

Al regresar de la filmación de Táu, le mostré a mi padre la calidad de imagen que se podía obtener hoy en día con la técnica digital, a un precio muy inferior a lo que costaba el celuloide – hay que decir que Diego García es un excepcional fotógrafo – y vio ahí las posibilidades que tendría para un nuevo filme.

Al mismo tiempo, casi la misma semana, llega Xavier Guerrero, de Chile, con una fe absoluta y total le toca el timbre a Alejandro y le dice “Tú tienes que hacer cine, yo te voy a ayudar”. Con estos tres encuentros en los mismos quince días, de repente se abrió el campo de las posibilidades y se empezó a trabajar en la película y Alejandro fue adelante con el millón de Michel y el medio millón que juntaron él, Xavier y el mexicano Moisés Cosío, y empezaron con el dinero sólo para la filmación. Llegó el pequeño aporte del internet, Michel Seydoux vio el material y agregó 2 millones y medio para la producción. Entonces, hicimos una película que costó 4 millones de dólares, un precio relativamente bajo para la maravilla que hay en la pantalla ¡Nadie lo puede creer!

Viridiana: ¿Cómo te sentiste en Tocopilla?

Brontis Jodorowsky: Fue increíble la manera en la que nos recibió el pueblo: como Alejandro nació ahí, la población y la municipalidad ayudaron mucho.

Mucho más que el Estado Chileno: el FONDART no dio un quinto, así que no es una película chilena; es una película moderna ¿ves? Cine chileno, cine francés, cine mexicano eso es un poco anticuado ya, estamos en un mundo abierto. Ésta película no acarrea una idea nacionalista, es una película del planeta, no le pertenece a ningún país.

Viridiana: ¿Vienes al Festival Internacional de Cine de Morelia?

Brontis Jodorowsky: Sí, el Festival me hizo el honor de invitarme por segunda vez.

Viridiana: ¿Cómo te sentiste con esta invitación?

Brontis Jodorowsky: ¡Me encanta! El año pasado fui con Táu, me sentí muy bien, me trataron muy bien y Morelia es una ciudad absolutamente preciosa; no la conocía, quedé maravillado y, la gente es súper amable. Yo nací en México, yo soy mexicano también. Hace poco hubo un cambio de ley y pude recuperar mi nacionalidad mexicana, era algo muy importante para mí.

Viridiana: ¿Disfrutas más hacer teatro que cine? Los tiempos del cine son diferentes al tiempo real que exige el teatro y creo, déjame interpretarlo así: El Gorila ha sido tu proyecto más importante a nivel teatral.

Brontis Jodorowsky: Lo que condujo a El Gorila fueron 25 años de práctica teatral; todo lo que lleva El Gorila, tiene su raíz ahí, entonces no separo una obra de otra, es un proceso. Pero claro, El Gorila es de cierta manera el cierre en algo. Fue absolutamente formidable trabajar con Alejandro en esta obra: él es un director muy preciso, yo soy un actor muy preciso; como fue nuestra tercer obra de teatro juntos, ya nos conocíamos muy bien, trabajamos muy rápido, colaboramos de maravilla y la pasamos realmente muy bien. Nos encanta esa obra. Es un texto que Alejandro adaptó de un cuento de Kafka: la mitad del texto es de Kafka, la otra mitad suya y yo re trabajé la materia del texto para que funcione teatralmente, técnicamente en cuestión de respiración y todo eso. Cuando me propuso El Gorila, me dijo: “Eres el actor perfecto para hacerlo”. Yo no quería realmente hacer un solo en escena, pero me dijo “sí, sí, vas a ver que será formidable”. Lo escuché, di un salto en lo desconocido; claro, pronto que me di cuenta de que nunca estaba solo: como es una obra que se dirige al público, tuve por lo menos la compañía de 200 o 300 o 400 personas a cada función, con gente distinta cada día; nunca estuve más acompañado como en ese momento. Fue una experiencia totalmente genial y sí, el cierre de algo. A partir de ahí se abrió el cine, que es una labor distinta, apasionante, con la que quiero seguir ahora, sin dejar el teatro claro; pero me interesaría mucho seguir adelante con el cine.

Viridiana: Me dices que tienes otro proyecto con Daniel Castro Zimbrón.

Brontis Jodorowsky: Sí, y es que la actuación en Táu es muy distinta a la actuación de La Danza de la Realidad, pude ver dos maneras de funcionar. A partir del entusiasmo de nuestro encuentro en Tau, Daniel me propuso seguir una trilogía, cuya segunda parte será Las Tinieblas seguida por una película cuyo tema será la fe.

Quizás también en Morelia algún director interesante mexicano le llame la atención trabajar con alguien como yo: me interesaría ir a trabajar allá en México. Se habla mucho de México por la cuestión de la violencia, los narcos y todo eso, pero de alguna manera los mexicanos olvidan a veces que es un país mágico y extraordinario.

Viridiana: Te vi en las fotografías de Cannes, acompañado por tu preciosa hija ¿Le llama la atención el mundo del arte?

Brontis Jodorowsky: Claro, Alma ya es actriz, está ahora filmando su cuarta película, en Inglaterra. Es una comedia dramática inglesa y le ha ido muy bien, es muy fotogénica tiene algo muy natural en la pantalla, muy extraordinario…

Siendo muy bella, los directores por ahora no tienen mucha imaginación y le proponen papeles de “la bella”. Pero si un(a) director(a) tuviera suficiente imaginación para proponerle un papel más complejo, ella estaría muy interesada en hacerlo y estoy seguro de que estaría formidable. Tiene mucho talento.

Hace algunos años, cuando me dijo que quería ser actriz le dije: “sí, ok, haz lo que quieras… Pero, ser actriz es muy difícil: para ser actor tienes que estar muy convencida, es una vida muy exigente, más dura todavía para una mujer. Si no estás motivada al cien por ciento, no lo hagas“ Pero en ella no había la menor duda.

Un día, para preparar una escena para su escuela – yo soy también director, he dirigido obras y operas aquí (en Francia)-, me pidió que la hiciera trabajar una escena, lo que es un poco difícil para una hija, ser dirigida por su padre (la casta), pero se ha preparado. La hice trabajar con la exigencia de un director y salió… o sea, ahí vi que sí lo tenía en ella, me convenció. Por eso pienso que con su talento y un poco de suerte, le va a ir muy bien.

Alma Jodorowsky actualmente participa en la cinta Kids in Love.

_____________________

Imagen vía:
fr.web.img2.acsta.net
Total
0
Shares
8 comments
  1. por cierto, artista del hurto lo entiendo perfectamente… creemos haber robado la verdad, meterla en algún cuarto oscuro, fabricar nuestra propia verdad y hacer arte con ella…. xD

    1. Te felicito por encontrar la verdad y encerrarla en un cuarto. Yo la sigo buscando, por eso hago entrevistas. 🙂

      Saludos

  2. Podría vislumbrar y entender (más o menos) la palabra ‘retorno’. Entiendo que se ha que retornar de la locura hacia la Realidad, es evidente visto lo que en apariencia queremos ver. Podría vislumbrar (quizá no tanto por seguir dentro de lo temporal) la palabra ‘eterno’, allá donde toda necesidad del tiempo es un disparate pero…. ¿Que significa eterno retorno?…. me parece conflictivo esas dos palabras juntas. Quizá puedas compartirnos algo. Gracias

    1. Jaime, gracias por tus comentarios y por leer la entrevista. Parece que la encontraste interesante y por eso te mando un agradecimiento extra. Hice una introducción que habla del RETORNO de Brontis a lugares desérticos en tres proyectos muy significativos para su carrera, cosa que él mismo reconoce: El Topo, Táu y La Danza de la Realidad. A eso hace referencia. Entrando en el tema como tal del eterno retorno, lo tomé precisamente para recordar que las cosas se destruyen y luego se crean de nuevo. Hay muchas interpretaciones, yo tomé la menos complicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas