in

30 Cosas que debes de saber y tener antes de los 30. Parte 2 (Mi versión)

Aún no acabo de digerirlas 15 cosas que debo de tener antes de los 30 cuando la lista de las otras 15 cosas que debía de saber ya estaban en el buró de mi recámara esperando a ser leídas.

Seguí con la lectura confiada que había dado palomita a 12 de las 15 cosas que debía tener pero no sabía que me iba a topar con el hecho de que me faltaban aún más cosas por saber que por tener.

Recuerda, no importa que te falte mucho por llegar a las 3 décadas, que ya los hayas rebasado ó incluso estés como yo a menos de 1000 días de cumplirlos.

1.- Cómo enamorarte sin perderte a ti misma. No me dejarán mentir pero en cada una de sus relaciones del pasado el estilo de sus parejas ha influido en sus propios gustos, lo que resultan ser sus gustos pasan a ser los tuyos, incluso se pegan hasta las manías y modos de comportarse. ¿Noooo? Si lo he visto en mis amigas y lo confieso yo también me declaro culpable. Hace unos años tenía un ex al que le fascinaba el tema de los carros y yo “como buena novia” me tenía a mi misma pensando y hablando de Camaros y Mustangs ¿Porqué? Si ni siquiera entiendo del tema. Es bueno que exista química entre ambos y que efectivamente coincidan en muchos temas y forma de pensar pero jamás dando por hecho que debes perder tu autonomía y forma particular de ser que si lo pensamos, fue lo que se hizo se fijará en ti.

2.- Cómo te sientes respecto a la idea de tener hijos. Cuando iba en la primaria mis amigas y yo hablábamos de la edad en la que nos imaginábamos casadas y con hijos y casi todas coincidíamos que a los 28 era la edad apropiada. Al día de hoy con 28 recién cumplidos y reuniéndome con ese mismo grupo de compañeras resulta que soy la única sin matrimonio e hijos. Y saben algo, me da gusto que mi fantasía de los 90’s diste mucho a mi realidad actual, a estas alturas hasta mis cactus terminan marchitándose. Así que estoy consiente de que aún no es mi momento y aunque no niego que aunque mi lado maternal aún sigue enterrado 10 metros bajo tierra si veo a la Roxana del 2020 como una principiante y desquiciada mamá, pero mamá al fin.

3.- Cómo renunciar a un empleo, cortar con un hombre y confrontar a una amiga sin arruinar la amistad. Triple tache ¡Que vergüenza es eso de llorar con un ex jefe! Por más patán, incomprensible, cretino, inepto o menso que haya sido. Al llorar frente a él la única patana, incomprensible, cretina, inepta y mensa fui yo. Esa desafortunada escena la viví en el 2011 con un alto directivo de una importante empresa de México y es hasta la fecha una de las tantas cosas que quisiera olvidar.

Aquí es donde debí aplicar toda la asertividad posible.

4.- Cuándo poner más de tu parte y cuándo dejar ir. Ya sea en el trabajo, con la pareja, amistades ó algún proyecto. Tal vez sean tantas hormonas que tenemos pero las mujeres solemos ser más coléricas en ciertos aspectos, el drama se nos da por naturaleza y llega momentos en los que nos encaprichamos sin razón. El dejar un trabajo estable en el que terminé haciendo el berrinche, como el punto pasado, no fue fácil pero como dice Calle 13 “me escape de la rutina para pilotear mi viaje porque el cubo en el que vivía se convirtió en paisaje”. Lo mismo paso con mi ex, quería que lo nuestro funcionará y puse de mi parte pero cuando no se puede más es mejor dejarlos ir.

5.- Cómo besar de una manera que comunique lo que quieres y no quieres que pase después. Este punto es el ejemplo más claro de que debes comprar el libro de Editorial Aguilar. Yo explicarte los tipos de besos sería como Laura Bozzo explicar la Constitución de México a los mexicanos. Pero para entender esto debes de saber que sí y que no aplica.
Con quien si y en que momento se vale dar ese beso que dice te deseo o ese beso de te lo agradezco pero no.

6.- El nombre del Secretario de Gobernación de tus bisabuelas y del mejor sastre de la ciudad. Prohibido googlear y preguntar a mamá. Piensa en menos de 15 segundos el nombre del secretario de Gobernación……1….2…3…4…5…6…7….8….9…10…11…12…13…14…15 Riiiing Te dije que nada de googlear ¿Lo recuerdas?

Haber el de tus bisabuelas…..1….2…3…4…5…6…7….8….9…10…11…12…13…14…15 Riiiing No, no se valen los sobre nombres de cariño.

Y por último, el mejor sastre de la ciudad….1….2…3…4…5…6…7….8….9…10…11…12…13…14…15

¿Cómo te fue? Yo 1 de 3. Sólo recordaba al Sr. Chong pero no los nombres de mis bisabuelitas (la culpa me invade) y tampoco el de un sastre; la verdad es que con hacer una bastilla a los pantalones o coserles un botón que se cayó me daba por bien servida pero con la lectura de este punto entiendo que la importancia de saber estos datos no solo refleja cultura, también es reflejo de una mujer práctica, congruente y que sabe de donde viene.

7.- Cómo vivir sola, incluso si no quisieras hacerlo. Palomita, vivo sola por convicción. No es que odie a la gente (bueno, a veces sí) pero disfruto la comodidad de bailar sin que nadie me vea, de decorar mi espacio, de saber que da lo mismo hacer el quehacer con una playera vieja de los Osos de Chicago a hacerlo con mis viejas panties de Bridget Jones.

8.- A dónde ir -ya sea a la mesa de tu mejor amiga o a la colchoneta para practicar yoga- cuando tu alma necesite alivio. Ante una mala situación hay a quienes les funciona mejor desahogarse con las amigas, otras con la mamá y hay quienes prefieren entrar en su caparazón y no mostrar su dolor. Yo mucho tiempo fui de las segundas pero creo que gran parte era porque no sabía que hacer, a quien acudir, y con quien desahogarme por temor a que me criticaran.

En cambio hoy yo decido si sacar el enojo en la bicicleta del spinning ó un mensajito de whatsapp con una de mis mejores amigas.

9.- No puedes cambiar el largo de tus piernas, el ancho de tus caderas o la manera de ser de tus padres. Tarde y me costo trabajo entender que la manera de ser de mi papá no iba a cambiar al igual que la nariz que desafortunadamente me heredo. Alguna vez me dijeron que aquello que no me gustará de mi cuerpo tratará de arreglarlo siempre y cuando no involucrará alguna cirugía. No me gusta mi cabello, pues me lo corto ó me lo pinto. No me gusta mi panza, pues acabo con ella. No me gusta el vello de mis brazos, me los depilo. No me gustan mis pies, pues aprendo a lidiar con ello (y trato de no usar tantas sandalias).

10.- Que tu infancia pudo no ser perfecta pero ya acabo. Viví mi adolescencia reclamando la falta de presencia de mis padres en mi infancia, les reclamé su falta de atención y su exceso de tiempo dedicado al negocio familiar. Por fortuna esa etapa acabó de manera rápida y sin resentimientos de por medio. Hoy sé que lo que sucedió no fue un plan que a ninguno de los 3 nos hubiese gustado vivir, pero pasó y hoy sé que aunque no fue una infancia digna de presumir no causo suficientes estragos que ameriten visitar al psiquiatra regularmente.

11.- Qué harías y qué no por dinero o por amor. Lo que siempre haré por amor, lo que haría por dinero, lo que no haría. Tache, cuando uno cree que haría lo que fuera por amor se topa con los bolsillos vacíos y todo lo que esto conlleva. Y lo que harías por dinero resulto no ser siempre tan satisfactorio. Recuerda el personaje de Demi Moore en “Propuesta Indecorosa”. ¿Hasta donde llegan tus escrúpulos por un negocio chueco ó hasta donde dejas que te humillen por no estar sola?

12.- Nadie se salva por mucho tiempo si fuma, bebe, usa drogas, o no utiliza hilo dental. Palomita, media palomita, palomita, media palomita. Dice mi profesor de TRX que el cuerpo al final siempre cobrará la factura y aunque tomo con irregularidad, no fumo y jamás he consumido drogas pero mi adicción por la comida chatarra es el caso por el que me tengo que esforzar en evitar, tampoco de esas nos podemos salvar.

13.- En quien puedes confiar, en quién no y por qué no debes tomártelo como algo personal. No crean, no son tan fáciles de identificar pero cuando los reconoces sabes que a pesar del tiempo y la distancia siempre estarán para ti. Esas personas a las que puedes recomendar leer 50 sombras de Grey sin que piense mal de ti y aquellas que con una sonrisa entenderán que no tienes tiempo para dedicárselos.

14.- No necesitas disculparte por algo que no es tu responsabilidad. Tache. Perdón pero es cierto. Ven, ya pedí perdón por escribir la verdad y es que según un estudio de Glamour se reportó que las mujeres nos disculpamos un promedio de 5.2 veces al día comparado con los hombres que es de 3.6.

Tarea para el día, cambia al menos un mensaje que involucre perdón por una oración asertiva. Ejemplo: -“Perdón, pero yo estoy formada desde antes en la fila” a “Hola, tal vez no notaste que yo estoy formada en la fila”. De esta manera no sólo reducimos el promedio, también nos ayuda a comunicarnos más objetivamente.

15.- Porque la vida comienza a los 30. Imagínense, estoy viviendo mis 28 y tengo salud, cuento con la compañía de increíbles amigos y mi infalible familia, una profesión que me gusta, un blog donde puedo desahogar éstas y más anécdotas, un pasado del que no cambiaría nada y un futuro que me asusta tanto como me entusiasma.

Así que si a esta edad me siento increíble y si es cierto lo que dice la autora ¡wow! Los 30 estarán para arrasar.

¡Espérate 30, que ahí te voy!

What do you think?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Roxana García

Blogger y mercadologa en proceso de construcción.

[g1_socials_user user="9" icon_size="28" icon_color="text"]

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

El arte detrás de un Fashion Film

Te has vuelto poesía…