Las Perforaciones.

Últimamente se está usando mucho el utilizar aretes dobles, que le dan a un look sencillo un toque divertido, o que se pueden utilizar con peinados de un solo lado.

Pero muchas veces ese tipo de aretes requieren de varias perforaciones para poder utilizarse, creando la “necesidad” de realizarnos más de una perforación.

Aquí les mencionaré algunos puntos que se deben considerar al momento de hacernos una perforación y no solo en la oreja si no en cualquier parte de nuestro cuerpo.

Como ya sabemos una perforación es realizar una pequeña abertura en alguna parte de nuestro cuerpo para poder colocar aquel arete que tanto nos gustaría utilizar, pero ¿realmente conocen los riegos o los cuidados que eso implica?

Muchas veces pensamos que una perforación es algo sin importancia, pero no podríamos estar en un mayor error, ya que muchas veces el cuerpo toma defensas ante esa herida, causando reacciones inesperadas que incluso pueden perjudicar tanto a la estítica como la salud.

Lo primordial es la forma en que te realizas la perforación, es importante que lo haga un experto y con todas las medidas de higiene necesarias para evitar alguna infección o que te lastimen al momento de realizarlo.

Además debes cuidar aquella perforación de las infecciones, asegurándonos de limpiar bien tanto el área como el arete, sin mencionar que por el primer mes de dicha perforación, no se puede quitar el arete para evitar que este cicatrice en su forma original, cerrando así aquella herida y evitando poner de nuevo el arete.

También se debe mover constantemente el arete (aunque nos duela) para que la herida se haga un poco más grande del grosor del arete para que este no se quede pegado al momento de la cicatrización.

Cuando limpiamos la herida es importante hacerlo con mucho cuidado y asegurándonos de enjuagar bien el área, ya que el jabón que no es retirado correctamente también puede causar infecciones.

Esto tal vez es algo que todos conocemos, pero ¿ustedes conocen los riesgos al momento de la cicatrización?

Es muy común (lo digo por experiencia) que aunque no sepas, tengamos un tipo de cicatrización que no es normal. Esta cicatrización que les menciono es conocida como queloide, en la cual la herida causa un crecimiento exagerado del tejido cicatricial provocando así una especie de bolita en el área de la perforación, que aunque no afecte la salud puede causar problemas estéticos.

Este tipo de cicatrización con el tiempo va creciendo, formando aquella bolita cada vez más grande, y la única forma de poder quitarla es mediante inyecciones muy dolorosas o dependiendo del caso con una cirugía ambulatoria (donde solo consta de unas cuantas horas y no te internan)

Aunque no lo crean este tipo de cicatrización es bastante común y una forma fácil de saber si es tu caso, es mirando alguna cicatriz que tengas desde hace años, y si está se nota demasiado o se ve un poco resaltada, debes tener mucho cuidado ya que si te haces una perforación es muy probable que pueda salirte un queloide.

Hoy en día existen muchos aretes que son dobles, pero son de clip en donde solo necesitas tu perforación normal evitándote así muchos problemas.

Yo se que todo esto suena bastante exagerado, pero se los digo por experiencia para evitarles un dolor innecesario, o al menos para que lo piensen mejor a la hora de hacerse una perforación.

_______________

Imagen vía:
michellereggersphotography.tumblr.com

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.