Tendencias de moda, Street Style, Life Style, consigue el look de los famosos y mucho más en Bossa.

Correctores: ¿Para qué son y cómo funcionan? Parte 1.

Los correctores son indispensables para lograr un maquillaje profesional y tienen dos funciones principales:

• Como cobertura: Aplicando una ligera capa en todo el rostro antes de la base de maquillaje para cubrir pigmentaciones rojizas u obscuras, pecas, ojeras o acné.

• Contorno y realce: logrando la perfección en las diferentes formas del rostro disminuyendo y aumentando algunas áreas. Estos correctores deben utilizarse en mínimas cantidades ya que si se exagera en la aplicación, se atraerá la atención a las áreas problemáticas del rostro y se obtendrán efectos contrarios a lo deseado.

Dividiremos a los correctores en dos tipos: claros y obscuros, recordando que en el maquillaje lo colores claros nos dan volumen, luz y espacio; mientras que los colores obscuros nos dan profundidad, acortan y dan sombra.

Correctores claros: luz y volumen

Blanco: Sólo se utiliza en maquillaje de fantasía o teatral.

Beige: No cubre pigmentos, sólo nos sirve para dar luz o volumen leve al rostro donde sea necesario.

Amarillo: Cubre pigmentos en tonalidades violáceas como ojeras moradas, moretones, venas, chupetones.

Verde: Cubre pigmentos rojizos como marcas de acné o cuperosis. Da mucha luz y volumen.

Lila: Cubre pigmentos en café suave. Nos sirve para cubrir pecas y lunares.

Marrón: Eliminar pigmentaciones amarillas con violeta, ojeras y moretones.

Correctores obscuros: sobra y quitar volumen

Durazno: Sirven para nivelar la pigmentación en pieles blancas o morenas claras, manchas de sol y manchas blancas.

Naranja: Nos sirve para manchas de paño en pieles morenas y nos da una profundidad ligera en frente, bozo y chichones.

Café o Contour: Nos da profundidad y ayuda a esculpir el rostro

Es muy importante que sepas que si vas a utilizar correctores en el día, ocupes muy poca porción y asegúrate de que estén correctamente difuminados, sino parecerá que traes el arcoíris en la cara.

Y recuerda “La imagen se crea y se transforma, pero nunca se destruye” Elisa Lomelín.

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas