Sentencias Amorosas.

Lo que trato con mis poemas es retratar la vida. Mi vida.
La poesía es el retrato de un instante. El retrato de una emoción.

Jaime Sabines.

La poesía que no dice lo que me pasa
me parece venerable y me importa una chingada.

Tomás Segovia.

Hay muchas maneras de conectar con un poema. El valor histórico, el valor estético, el valor cultural… Pero probablemente, el más sublime de ellos, es que el poema retrate lo que te pasa. Saber nombrar tus sentimientos desde la sensibilidad (que no es un mero psicoanálisis), es un viaje fascinante a la inmensa riqueza de tu interior. Un liberarse de los juicios para entenderte de otra forma. Un modo de acercarse al misterio de estar vivos. Ortega y Gasset resume estas ideas con una afirmación categórica: La poesía empieza donde termina el hombre.

No se si para todas las personas funciona, pero a mi me gusta leer poesía cuando estoy seguro que nadie me va a interrumpir. Me agrada leerla en voz alta para escuchar el ritmo y sonido de las palabras.

Me gusta la poesía que utiliza palabras cotidianas. La poesía debe ser seca como los árboles. “La poesía no debe ser sentimental, debe ser seca, para que pueda arder”, recomienda Octavio Paz. El autor del poema que presento a continuación es un poeta seco, directo; y cada una de sus sentencias amorosas es un poema en sí mismo.

Sentencias Amorosas
Tomás Segovia (París 1966-67)

De tan poco que pesas mi suelo se construye
Aún estando tú lejos el amor me rodea
Aunque duerma sin ti duermo en tu lecho
No tengo yo tu amor por él avanzo
En él se pone triste esta tristeza
De tan poco que pesas es tuyo todo el suelo
Tu amor tan fácil de llevar me empuja
Tus delicados labios gobiernan hondas zonas
De quién somos si tú te llamas mía
Fue hecho para ti este ser que tus manos
tan seguras de qué tocaban han tocado.

Te has interpuesto para abrirme el paso
Solo te has hecho peso para clavar un eje
Solo te has hecho muro para abrirme una puerta
No has cerrado lo abierto eres su entrada
Solo me envuelves para que florezca
Solo me aíslas para que navegue
Me abrigas para ir a la intemperie
Preparas el alimento que quemará el trabajo
Solo porque me quieres no soy tan solo un sueño
Te apoderas de mi para que pertenezca
Te das a mi para que no saquee
Entro en tu carne sin salir de nada
Empapado de ti me irrigas no me fundes
Solo copiada en tus ojos se lee mi vida

Hay una gruta en ti donde entras sola
Deja en su umbral el corazón si entras
Deja siempre un rehén de amor si te retiras
No creas nunca tuyas del todo las palabras
que podrías decirme desnuda
Tu legua separada es menos tuya
Ni el amor ni su idioma es ni tuyo ni mío
Lo que digo a tu espalda lo digo yo de espaldas
No creas sin reserva que estoy en mis palabras
que no pudieses escuchar desnuda
Hay veces que el amor se calla cuando hablamos
Alguna fuerza más nos hace falta entonces
Quédate un poco debajo de tus propias palabras
Que tu ignorado pie siga pisando el suelo
Que en el suelo lo encuentre mi ignorancia dormida
Nunca digas que fue verdad del todo un día
que no hubieses podido pasar en nuestro lecho.

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.