in

Mi amor vive en un convento.

Pide y se te dará, proclama Mateo en la Biblia. Y nada más cierto que eso. Un conocido mío entrado en carnes pide bajar de peso y baja trece kilos: pierde una pierna en un accidente; un vecino pide dejar de fumar y logra dejar el vicio: le diagnostican enfisema pulmonar. Pide y se te dará. Nunca falla. Pero hay algo raro en el aforismo, algo que no se nos dijo y que es mejor saber para tomar nuestras previsiones.Y ese algo es lo siguiente: ¡El Universo es perverso! Va otra vez: ¡El Universo es perverso! Por esa sencilla razón hay que tener mucho cuidado con lo que le pedimos, sobre todo si eso que solicitamos es el amor de nuestra vida.

Pily es la mujer que siempre le pedí al Universo. Lo supe desde que la conocí, hace algunos años. Un día, la encuentro de forma inesperada en el centro comercial y, nada más verme, me abraza con fruición. ¡Ricardo!, grita ella. ¡Universo, gracias!, exclamo yo. Bendigo para mis adentros mi insólita buena suerte y deseo estar siempre así, abrazado a ella, pero pronto me doy cuenta de mi realidad: para Pily soy el amigo afeminado, el confidente, el depositario de todas sus congojas y perplejidades. Es mi culpa por no expresarle mis sentimientos a tiempo. Tras el abrazo, veo su rostro desencajado, zaherido y lastimero, signos de que escucharé por horas un rosario de lamentaciones. Pero estaré cerca de ella, me consuelo. Vamos a un café. Estamos ahí hasta la medianoche, nos corren y nos movemos a un parque cercano. Pily está deprimida porque no encuentra el amor de su vida. ¡Y no lo encontraré jamás de los jamases! ¡Estoy maldita!, llora. Pily no halla a un hombre que la ame con delirio. Y yo frente a ella. Quiero decírselo, pero me reprimo. ¿Crees en las almas gemelas?, me pregunta al fin con un hilo de voz.

¡Horror! Algo tengo que decir. Pily me pide una respuesta, una explicación, suplica por esperanza. Caigo en cuenta que, si soy contundente, puedo quitarme la etiqueta del compañero ahembrado. Así que me lanzo con todo. Le digo que, según los estudiosos de la magia y del origen arcano del Universo, las almas son enviadas a este mundo en parejas. En algún punto y por motivos caprichosos, estas almas son separadas a su llegada. Cuando un hombre renuncia al amor, en su acepción conceptual y física, condena a los demonios de la perversidad el alma de la mujer que le estaba destinada.

Pily hace cara de no entender nada. Continúo con mi perorata. Una persona que se siente miserable por no encontrar al amor de su vida es porque el alma con la que llegó al mundo decidió no amar, es decir, optó por vivir una vida en celibato. En este sentido, si los magos y los estudiosos de lo oculto tienen razón, los seminaristas y las monjas, al vivir en forzosa castidad, pervierten las almas de sus parejas con las que arribaron a este planeta. O sea, Pily, que es probable que el amor de tu vida sea un seminarista, le digo. Pediste amor y el Universo te lo concede. Solo que hay que ir por él al monasterio o a la casa eclesiástica correspondiente.

Al escuchar esto, Pily me escupe una serie de majaderías que harían sonrojar al bucanero más salvaje. Insisto que no me estoy burlando de ella, pero su ofuscamiento la ensordece. Pily se aleja de mí dando cortes de manga, y la oscuridad de la noche la engulle como un espíritu poseído, como un alma pervertida. Quizá no vuelva a verla. Al menos cumplí con mi propósito de quitarme la etiqueta que tanto me molestaba. El Universo es perverso…

Días después, voy a una fiesta en casa de una amiga, Lucy. Ya entrada la noche, entre risotadas, libaciones y bailes estilo Gangnam, pienso en Pily y en su infortunio amoroso (y en el mío). En eso, Lucy toma la palabra y nos comparte la siguiente anécdota: una tía suya interrumpe una ordenación sacerdotal, se roba a uno de esos hombres que estaba a segundos de convertirse en sacerdote y se casa con él: el amor de su vida.

Solo yo creo en esa historia y en la posibilidad de que el amor de mi vida esté enclaustrado muy cerca de mí.

What do you think?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Ricardo Zárate

Escritor de cine.

[g1_socials_user user="22" icon_size="28" icon_color="text"]

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Regalos para Navidad Parte 3.

Flohr Design: estilo ecológico en tus muebles.