Instrucciones para desenamorarse (Sin morir en el intento)

1. Si su voz es hermosa, segura, animante y sus palabras son diamantes, no la deje hablar.

2. Si sus labios y voz son reflejo de lo que lleva su corazón bueno, desvíe la conversación cada vez que ella comience a mostrar sus buenos sentimientos. Sugerencias de temas para desviar la conversación: detergentes en oferta, telenovela de moda, la dieta de la luna, inversiones en cetes, AMLO y su extraña manera de desaparecer.

3. Si aun a pesar de no dejarla hablar y en su silencio sus ojos cantan… ya se chingó la cosa. Vaya al punto número 10 y échele paciencia al asunto.

4. Si sus ojos son bellos, no los vea cuando platique con ella. Ponga sus ojos en el techo o en el suelo o en cualquier otra cosa que le rodee, PERO NO LOS VEA porque son cuchillos y lo pueden herir.

5. Si como un recuerdo le compra una tasa de Starbucks no se la regale hasta que ella muestre mucho interés en usted. Si usted no logra poner en práctica el difícil arte de la contención y le regala la tasa, argumente, aunque sea mentira, que una amiga se la regaló y que, como a usted no le gusta el café, prefiere regalarle la tasa a alguien que le de un buen uso.

6. No vea las fotografías que le mandó por email. Y si una vez más no logra poner en práctica el difícil arte de la contención, engáñese a sí mismo pensando en que es al paisaje y al Buda a quienes ve en la fotografía.

7. Si lo vuelve loco su nariz*, porque es reflejo de que ella es una mujer libre que arriesga sin importar las consecuencias, y quiere darle un beso eterno de esquimal, vaya otra vez al punto 10 y échele paciencia al asunto.

8. Si ella tiene un nombre hermoso, llámele señorita y no le hablé de “tu”. Si esta forma de actuar es anacrónica es preferible no hablarle.

9. Si tiene carácter fuerte y usted descubre que finalmente sí es terrenal, y eso le enamora porque sabe que los ángeles en forma de mujer no existen, saque las garras y agárrense del chongo utilizando cualquier pretexto.

10. Si las instrucciones anteriores no dan como resultado el fatal desenamoramiento piense, como todo mundo, que ella no es para usted. Recuérdese la sentencia de Nietzche quien afirmaba que la mentira más común es con la que un hombre se engaña a si mismo, y que engañar a los demás es un defecto relativamente vano.

Si no se logra engañar y no puede “darle vuelta a la hoja”, PERSISTA EN EL INTENTO DEL AUTOENGAÑO, porque debe conseguir que su inteligencia piense distinto a su voluntad, porque es la única forma de enemistar a las fuerzas más potentes que tiene el ser humano.

Recuerde que si no convence a su inteligencia, todo su ser permanecerá en un estado de tensión porque sus dos potencias tirarán en sentidos opuestos, siendo el amor una terca e insolente fuerza de su voluntad que no respeta los nobles deseos ni las canas.

Pero si logra engañarse, alégrese porque ya lleva la mitad del camino sinuoso del desenamoramiento recorrido.

Leave your vote

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Artículos Relacionados
close

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.