, , ,

¿Soy adicta a las compras en línea?

Ok, yo también pensaba que comprar en línea no era adictivo, pero lo cierto es que cuando pierdes el miedo por esta actividad te das cuenta de lo práctico que resulta.

1._ No haces filas

2._ El producto llega a tu casa

3._ Puedes relajarte viendo un montón de cosas bonitas sin que alguien te diga “Podemos ayudare en algo”.

4._ No te salen ampollas por caminar demasiado con zapatos bonitos —Ok, esto tal vez sólo me pase a mí.

El punto es que comprar en línea puede enloquecerte. ¿Cómo saber si necesitas una intervención? ¡Presta atención!

*Pasas horas mirando sitios de compras.

*Gastas más de lo que necesitas.

 

*Te haces promesas absurdas estilo ‘no voy a comprar más’, pero ves descuentos y se te olvida.

*Te emocionas cuando llega tu paquete a casa de forma desmedida.

*No administras tu quincena o mesada y eso te mete en problemas financieros. Recuerda, ¿tuviste que pedir una prorroga en tu escuela porque gastaste más de la cuenta? o ¿necesitaste ayuda de tus padres para pagar tus últimas adquisiciones?

*Utilizas regularmente la frase ‘me lo merezco’.

via GIPHY

*Piensas que el mejor momento para comprar es cualquier momento.

*Te dices constantemente que puedes detenerte cuando quieras, pero el problema es que no quieres hacerlo.

Estos son algunos puntos rojos —más rojos que las luces de tu árbol de navidad o la nariz de Rodolfo el reno— que te dicen ¡cuidado! Podrías necesitar una intervención.

Hace unos días escribí una historia donde la protagonista tiene un pequeño problema con las compras. Tal vez si eres adicta te identifiques con ella.

Memoria de una shopaholic

Debería cuidar mis finanzas y no comprar en línea, pero ¿cómo detenerme? La culpa es de los accesorios en rebaja, los news letter que llegan a mi correo electrónico, las revistas de moda con su guía “Lo más inn de ‘x’ temporada”, las ofertas que me persiguen en Facebook cuando doy ‘click’ en algún producto que me gustó en una página web. ¿En qué momento me convertí en un alma poseída por el monstruo del capitalismo? Tal vez fue cuando vi el par de zapatos más kawaii de todo internet: ballerinas con pestañas de muñeca. Intente cerrar la página, me reí de la descripción que mostró la marca: “Producto vegano libre de crueldad animal, hecho con amor por manos artesanas”. La descripción no me engañaba, es casi seguro que la diseñadora no quería invertir en mejores materiales.

Los comentarios en Facebook de la calidad de las ballerinas  eran terribles. Pero eran los zaparos más kawaii del mundo y aunque no fueron diseñados para usarse, mis manos sudaban cada vez que veía cuando alguien las adquiría. ¿Qué pensaba el web master cuando programo el sitio? Chispas de colores aparecían cuando los usuarios realizaban una compra. Incluso podía ver cuántas personas se encontraban en la misma página que yo. No podía quedarme sin ellas, así que realice mi pedido. Y me di cuenta –demasiado tarde– que comprar en línea es sencillo, pero detenerse es complicado.  Ahora soy una experta en identificar los sitios web con los mejores descuentos.

¿Es horrible comprometer toda mi quincena? Sí, espantoso. Es terrible vivir con anorexia forzada porque no tengo suficiente dinero para comer. Pero cuando no veo, planifico y analizo mis siguientes diez compras semanales, siento que algo me falta.

Dinos qué piensas

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Aprendiendo periodismo de moda, una frase ¿rendirse? Jamás

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Loading…

Color del año Pantone 2018: Ultra Violet.

Louboutin diseña una colección inspirada en las chicas de Star Wars.