,

Entrevista a Oso Mugroso, rock osado.

Hace algunos meses, la banda de rock Oso Mugroso dio un concierto en la ciudad de León, Guanajuato. Yo tenía unas ganas locas de escucharlos en vivo. Estaba fanatizado. Su canción “Si te cortan el cuello”, había dado sentido a mi ruido psicológico. Nada ni nadie iba a impedirlo: esa noche, Oso Mugroso conocería al groupie con el que toda banda sueña. En esa estima me tenía. Pero una serie de infortunios de difícil explicación me marginaron del concierto. El rock actúa de maneras misteriosas.

Todo fanático que se precie de serlo debe plantar cara a su triste suerte. Así que, arrebatado, me desplacé hasta su centro de operaciones en el Distrito Federal para conocerlos. Acordé la cita con Gachi Rubio, la mánager, empresa nada sencilla y que estuvo a punto de malograrse. Al final lo conseguí. Y el rock que antes me había negado la oportunidad de escucharlos en vivo, esta vez me ponía frente a ellos para hacerles una interviú.

Abel Bucio, (guitarra y vocales), Mauricio de Mendoza (bajo) y Pali Rubio (percusiones) forman Oso Mugroso, una banda mexicana con una carrera prometedora; una banda que toca en auditorios y en la calle en conciertos espontáneos con la misma entrega y alto voltaje, elementos ausentes en las estólidas propuestas musicales de hoy.

Oso Mugroso es una muestra de que el bricolaje rockero, la autogestión punk, el do it yourself, no es una cuestión de presupuestos o un recurso obligado para carreras incipientes. No. Es una cosa de valientes, es una cosa para osados.

Ricardo Zárate: Se dice que una banda es como un matrimonio. En este sentido, ¿cómo se logra el compromiso en una banda de rock? ¿A qué retos se enfrenta un grupo para que sus miembros sean leales a un concepto musical?

Abel: Los desafíos no los buscas y ni los encuentras, simplemente están ahí, escritos. Tenemos una misma visión, enfoque, contamos con esa magia, esa fuerza sobrenatural, esa conciencia que nos une y que nos permite traducirla en música. Tú puedes ser la persona más culta, pero si no existe esa conciencia espiritual, nada tiene razón de ser. Mi compromiso es estar con Pali y Mauricio, queriéndolos, amándolos y eso es lo más importante para mí. Eso es lo que me llena.

Mauricio: Mi compromiso inició a los once años, es casi un compromiso de toda la vida. Así pude encontrar esta satisfacción y este sueño por la música. Mi compromiso es todo. Yo arriesgo toda mi vida, toda mi sangre, todo mi cuerpo. Mi compromiso es al cien. Amo a todas las personas que forman parte de este proyecto, y de esta forma aprendemos a ser mejores seres humanos y lograr así lo que siempre hemos querido. Mi primer amor fue la música, y mi novia es mi segundo amor. ¡Espero que ella no se entere de esta entrevista!

Pali: No se trata de tener un hobbie para pasar el rato. Hay momentos difíciles, hay momentos intensos, pero si te comprometes sacas algo chingón, y de esta experiencia se generan rolas. Ese es el compromiso que tenemos entre nosotros. Tenemos la necesidad de estar creando música y de seguir activos en esta onda. Es una forma de vida y queremos que lo siga siendo. Es nuestra prioridad.

[lightbox link=”http://www.bossa.mx/wp-content/uploads/2013/11/oso-mugroso-1.jpg”][/lightbox]

Abel Bucio.

Ricardo Zárate: Lo peor que le puede decir un hijo a sus padres es que quiera ser artista. ¿Cuál fue la reacción de su entorno más íntimo cuando decidieron consagrar su vida al rock?

Abel: Mi entorno más íntimo son mi papá y mamá. Con el resto de mi familia estoy separado por una muralla china. Soy muy afortunado porque crecí rodeado de ideas y de imaginación, de cosas que ya eran fascinantes y que estaban ahí desde que nací. Eso me dio mucha fortaleza. Es más, no tuve ni que decirles “quiero una guitarra” porque ya me habían regalado tres. El día que conocí a Limp Bizkit me cambió la vida y me dije: esto es poderoso, esto es rudo, ¡esto me da miedo! Yo creo que mis padres estarían molestos conmigo si hubiera decidido dedicarme a otra cosa. Me considero muy afortunado.

Mauricio: De mi lado fue un tanto complicado porque en mi núcleo familiar todos son científicos, doctores, biólogos marinos. Y ven la vida desde un punto muy diferente. En el momento en que yo decidí inspirarme en la música, a la par que Abel, mi madre me apoyó, y mi padre estuvo en desacuerdo. Es complicado toda esta onda de tener una banda de rock. Pero yo sé que voy a vivir bien, que voy a ser feliz. Y ellos van a verlo. Esto no es un hobbie, no es un juego. No pienso defraudarlos. Mis padres son personas que amo y voy a demostrarles que puedo estar bien con esta decisión que tomé desde que era un moco.

Pali: Yo viví mucho tiempo retraída por no quererles decir a mis padres que quería dedicarme a la música. Yo estudié otra carrera, y me la pasaba muy, muy mal. Un día en una borrachera extrema, llegué a mi casa muy desesperada y se los confesé todo a mis padres. Y ellos me dijeron “¿por qué no nos dijiste antes?” Cuando mis padres se dieron cuenta de que esto era real, de que soñaba todo el día con esto, ya no tuvieron de otra conmigo. Ellos querían que hiciera lo que más me hiciera feliz y cuando empezaron a ver que tenía proyectos serios y reales, se interesaron mucho más. Yo viví en San Pedro, en Nuevo León, donde la gente es muy cerrada. Y desde el momento en que empecé con la música tuve que ir contra la corriente al verme diferente que todos, y eso no me dolió nada. Me fue muy, muy bien. Yo creo que a todas las personas que hacen lo que quieren y lo que aman, les debería ir igual de bien que a mí. ¡Todos deberían ser felices!

[lightbox link=”http://www.bossa.mx/wp-content/uploads/2013/11/oso-mugroso-2.jpg”][/lightbox]

Mauricio de Mendoza.

Zárate: Dave Grohl dice que los músicos de rock de hoy no son tan vivos y criminales como antes. ¿Actualmente un rockero está obligado a suavizar su imagen y su música para alcanzar a una gran audiencia?

Abel: Yo no crecí idolatrando a bandas sino a seres humanos que tenían un genio enfocado en la música, ese poder que es único en los seres humanos. Yo creo que el problema es que las bandas no diferencian entre hacer música, ser honesto, y jugar el juego de la música. Los Beatles, por ejemplo, cabrones rudos de Liverpool, tuvieron que suavizarse y lo hicieron porque eran mentes maestras. Y eso no significa que no hayan sido honestos. Los Beatles tenían una visión. Los Beatles tomaron esa decisión sin atentar contra ellos mismos. Dave Grohl tiene razón. Dave viene de un entorno totalmente punk, tocaba en los barrios más duros. Dave dice eso por lo que vivió, y es muy válido, pero no corresponde con lo que estamos viviendo hoy en día. Son tiempos diferentes. No hay que olvidar ser uno mismo, ser inteligentes. Y saber jugar el juego no demerita tu talento. Este medio es asqueroso. Y si no eres inteligente, si no sabes mezclarte y jugar, va a ser muy difícil. La honestidad no está peleada con ser astuto.

Mauricio: Mi ideología musical empezó con Nirvana. Y yo siento que Dave Grohl tiene una contradicción bien cabrona. Nirvana es una banda totalmente punk, y Dave tuvo que suavizarse, vestirse de un color determinado, tuvo que correr en el escenario para llamar la atención de la gente, y eso significa suavizar su concepto musical. Me gusta la música de Foo Fighters, pero no la ideología de Grohl. Yo creo que no te estás suavizando, simplemente estás siendo inteligente para llegar al punto donde quieres llegar. En Oso Mugroso hacemos la música que nos gusta, con los riffs que nos gustan, para llegar a los oídos de un sector y más allá.

Pali: ¡Yo creo en todo en todo lo que dice Dave Grohl! En México mucha gente vive ignorante de la música real, de la música que dice cosas reales. Nosotros hemos decidido guiarnos por el instinto. Estoy en contra de las cosas diseñadas para pegar, o porque así es ahorita el rollo. Yo prefiero que sepan el significado de lo que hago, de dónde vengo, que sepan con cuánto sentimiento le pego a la batería. Eso es más importante para mí, mucho más importante que tener enfrente a cincuenta mil personas tarareando canciones que yo no siento. Para mí lo más importante de esto es tener una conexión con las personas. Y esa comunicación es lo que cambia al mundo: muchísima gente reunida en torno a un ideal. Oso Mugroso es una ideología, una forma de pensar, una forma de vida. Nosotros estamos seguros de que lo que hacemos es real, honesto. Y exacto.

[lightbox link=”http://www.bossa.mx/wp-content/uploads/2013/11/oso-mugroso-3.jpg”][/lightbox]

Pali Rubio.

Ricardo Zárate: Según Roger Waters, uno se convierte en rockstar para acostarse con chicas. ¿Qué consejo les darían a quienes buscar formar una banda de rock?

Abel: Frank Zappa decía: si eres músico y si algún día cruza por tu mente que un día vas a estar lleno de chicas, éxito y vivir bien, retírate de esto ahora mismo. Roger Waters dice lo mismo. Lo dice por algo. Roger Waters no es cualquier pendejo. Imagínate qué tuvo que vivir y experimentar para ser parte de una de las bandas más grandes de la historia. Lo que Waters dice es que su experiencia no va a ser la tuya. Tú debes forjar tu propia vida. Hazlo si tienes la madera parar hacerlo, y si no tienes la madera no lo vas a hacer. Hazlo, sigue divirtiéndote como el primer día, como el día en que aprendiste tu primera canción. Si buscas una respuesta, tienes que probarte a ti mismo y hacerlo.

Mauricio: Va a ser duro, difícil, excitante. Es como tu primera experiencia sexual. Va a ser diferente de como la imaginas. Y no va a ser igual para todos. De ti depende si va a ser excitante, triste o decepcionante. Tienes que hacer muy buena música para que lleguen buenas mujeres a ti. Otra vez, ¡ojalá mi novia no se entere de esto!

Pali: Quien quiera formar una banda lo tiene que querer de verdad, desde dentro de su corazón. La música es mucho de sentimiento, de entrega. Quien quiera tener una banda debe prepararse para una vida de intensidades y altibajos, y de experiencias que se van a recordar para siempre. La vida de una banda de rocanrol no es tranquila. No es una vida de lujos y chicas. Igual sí hay esos elementos, pero en eso no reside la felicidad ni la satisfacción.

[lightbox link=”http://www.bossa.mx/wp-content/uploads/2013/11/oso-mugroso-4.jpg”][/lightbox]

Oso Mugroso, toquín callejero.

Ricardo Zárate: Gachi, ¿qué tal ha sido tu experiencia como mánager de una banda de rock?

Gachi Rubio: Yo antes me dedicaba a la moda y llegué a DF a hacer mis prácticas y después de dos días de estar en la capital me invitaron a los ensayos porque yo estaba muy entusiasmada por Pali, mi hermana. Fue Abel quien me pidió ser mánager de Oso Mugroso. Y yo no tenía experiencia como mánager, ni contactos en la ciudad, nada. Pero creo en esta banda, y sé que lo van a lograr, y ellos confían en mí. Estoy aprendiendo, y me emociona darme cuenta de lo que hemos logrado, de lo que han logrado Abel y Mau en tantos años, y es una gran responsabilidad para mí. A veces siento que podrían tener un mánager con todos los contactos del mundo, que sepa hacerlo mejor que yo, pero esto me encanta. Es algo que me gusta un chingo. Y voy a hacer todo para cumplirles. Si no tuviera fe en Oso Mugroso, y en lo que estamos haciendo, ya estaría de regreso en Monterrey.

La banda comenzará la grabación de su nuevo EP a finales de este año.

El próximo 17 de noviembre de 2013 se llevará a cabo el Toquín Mugrosote en el teatro Ana María Hernández en Coyoacán, Distrito Federal. Boletos a la venta en Oso Mugroso Oficial.

Oso Mugroso – Si te cortan el cuello.

Dinos qué piensas

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escrito por Ricardo Zárate

Escritor de cine.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Loading…

Pesadilla contagiosa.

Carta abierta…